GESTIÓN ENERGÉTICA EN LA INDUSTRIA

presentacion-estadistica

Debido a que crecen los costes de la energía y a medida que el suministro y el uso de la misma requieren un esfuerzo de planificación se comprende la necesidad de establecer mecanismos de gestión energética.

Es preciso conocer los consumos de las diversas fuentes energéticas presentes y no solamente a nivel de procesos globales sino de modo particular para los distintos procesos y consumos internos.

Así, será posible predecir los incrementos de la energía usada que se producirá al aumentar la capacidad productiva e incluso será posible fijar medidas de contención del coste a través de un programa inteligente de ahorro.

La sensibilización de las personas frente al ahorro de energía forma parte también del concepto de gestión, sobretodo en las áreas de mantenimiento y producción, necesariamente ligadas y desgraciadamente en más de una ocasión con objetivos dispares y contrapuestos.Los esfuerzos para el ahorro energético han de ser cooperativos y el personal, ya sea a nivel colectivo o individual, puede aportar mucho en el proceso de mejora energética a través de sugerencias y diversas actuaciones, que necesariamente habrán de ser monitorizadas, coordinadas y controladas por el personal competente para tal fin.

El compromiso de un plan de gestión energética debe estructurarse:

  1. Debe conocerse la cantidad total usada de cada tipo de energía, es decir, electricidad, gas, combustible líquido, gases licuados de petróleo,etc . Con el fin de facilitar el análisis tales consumos deben darse en unas unidades de energía universalmente aceptadas, como Kwh , MJ, Tep( toneladas equivalentes de petróleo),etc
  2. Debe conocerse el costo de cada forma de energía en unidades comunes de energía( por ejemplo €/Kwh) y su evolución en el tiempo .
  3. Hay que establecer una estimación primera de los ahorros que pueden obtenerse aplicando medidas correctivas de tipo inmediato que requieran una inversión nula o mínima.
  4. Es importante saber el consumo y coste energético del funcionamiento de la planta a lo largo de los últimos años , tanto en los procesos auxiliares o servicios generales( refrigeración, calefacción, aire comprimido…) ,como en la propia producción , es decir, en los procesos que transforman la materia prima que llega en el producto final que se comercializa, ya sea en los procesos de fabricación, manipulación, envasando, etiquetado…según el tipo de industria que se trate  las características de los servicios generales y productivos podrán variar sustancialmente.

En toda organización empresarial toda reducción del coste energético redunda en una mejora en la actividad económica de la empresa y sobretodo en empresas donde los consumos empiezan a ser importantes es recomendable establecer un comité energético que trabaje a distintos niveles para impulsar y comprobar la efectividad de los planes aprobados por el mismo.Al frente del comité existirá un gestor(a) que coordinará y llevará la dirección de las actuaciones , siendo el máximo responsable de la gestión energética.

En organizaciones más pequeñas el papel del comité lo jugará una persona responsable de la gestión , que debiera contar con el consejo de un consultor externo especializado en cuestiones energéticas. En este caso los trabajos de medida y auditoría podrían ser efectuados por personal externo .

El gestor energético ha de ser un técnico cualificado con experiencia profesional en temas energéticos( electricidad y combustible) y en métodos de valoración financiera de proyectos.Además de espíritu crítico y un carácter proactivo ha de tener capacidad para manejar equipos de trabajo.

La dirección de la  empresa  deberá definir claramente los límites de actuación del gestor energético, especialmente en lo referente a la autoridad delegada en materia de servicios generales y en departamentos de producción, debiendo quedar claro en todo momento si su papel es ejecutivo o meramente consultivo.

Es importante que el gestor energético tenga libre acceso a toda la información referente a temas energéticos y que dependa de un solo director.

Sus responsabilidades pueden variar en función del tipo de organización de la empresa:

  • Mantenimiento de toda la información de consumos y producción, tanto a nivel de unidades energéticas y productivas como a nivel de coste monetario
  • Revisión diaria de los parámetros técnicos que influyen en el consumo de la energía como número de piezas o productos fabricados o procesados,valores de proceso, etc así como de los parámetros de mantenimiento,  informando adecuadamente a la dirección en caso de cualquier anomalía detectada en uno u otro caso
  • Ser el elemento centralizador de toda la información energética de los diferentes departamentos implicados en el consumo energético
  • Identificar los puntos de la planta con mayor derroche de energía cuantificando las pérdidas económicas que se derivan.
  • Dirigir y/o subcontratar estudios y posibles proyectos de mejora a consultoras o ingenierías especializadas en diversos campos donde se detecten oportunidades de mejora que requieran de especialistas, tanto para ahorrar dinero como para ahorrar energía( preferiblemente ambas)
  • Coordinar los esfuerzos de todas las personas implicadas en el uso y mejora de la eficiencia energética, fijando los objetivos de una manera clara y realista
  • Dar soporte técnico en lo referente a los sistemas y equipos de ahorro energético implantados
  • Organización de cursos internos y externos de formación para la gente implicada en los consumos energéticos
  • Crear y mantener un manual con instrucciones sobre un uso eficiente de la energía
  • Con el visto bueno de la dirección establecer relaciones con otras empresas del sector o afines de cara a intercambiar ideas y experiencias  relacionadas con planes de mejora energética
  • Establecer contactos con la Administración  para la búsqueda de información en lo referente a las ayudas existentes respecto a subvenciones o a la obtención de créditos para la financiación de proyectos de mejora que requieran de inversión de capital importante
  • Mantener relación con empresas de I+D externas, especialistas en determinados procesos, de cara a la búsqueda de sinergias que permitan la ejecución de proyectos innovadores en la búsqueda de optimizar energéticamente las instalaciones
  • Informarse de todo lo referente a desarrollos y tendencias en asuntos energéticos

El siguiente artículo se enfocará en las auditorías energéticas.

Leave a reply