AUDITORIAS ENERGETICAS.INTRODUCCIÓN (I)

heating-300961_640

Empezaremos una serie de artículos sobre auditorías energéticas en industria, comenzando con una introducción sobre la materia.

Una auditoria energética consiste en el análisis de la situación energética de uno o varios procesos a los largo de un periodo de tiempo determinado con el fin de determinar cómo y donde se utiliza la energía en sus distintas formas( electricidad, combustible…) .

Es un estudio integral, no solo económico y contable, que analiza situaciones energéticas industriales,edificativas y/o de transporte y compara cambios y modificaciones para obtener un conjunto armónico y optimizado de soluciones. La optimización energética de un conjunto de elementos e instalaciones lleva aparejada una mejora en la calidad de los servicios prestados y una mayor duración de los equipos y vida de los mismos.

 

La auditoria energética ha de planificarse en su amplitud y diseño dependiendo de los siguientes factores:

-POR SU ALCANCE

  • Parcial, sobre una serie de instalaciones
  • Total, por integración de los equipos y sistemas

-POR EL MODO DE ACTUACIÓN:

  • De proyecto, sobre el desarrollo de una idea y un diseño establecido
  • De obras, sobre ejecución de un proyecto
  • De edificios en servicio
  • De industrias
  • De transportes

Se ha de entender que muchos de los datos utilizados son comunes a cualquier tipo de análisis energético, aunque en edificios en proyecto o construcción se utilizan exclusivamente datos teóricos o de catálogo y en caso de edificios en servicio se han de completar con las mediciones y experiencias reales obtenidas por la experiencia de uso.

La complejidad , por otra parte, de los proyectos industriales y sus variadas especialidades exigirán el concurso de técnicas especiales y auditores especialistas en los diversos campos energéticos .

Nosotros nos centraremos en en las industriales.

La auditoria o asesoría energética debe contribuir al establecimiento y control de objetivos y planes a corto, medio y largo plazo, de forma continua.

En general todas las compañías saben cuanta energía gastan a los largo de un mes debido a las facturas detalladas que le suministra su proveedor energético.Sin embargo, en muchos casos no se conoce exactamente cómo se gasta esta energía contabilizada por el proveedor en los diferentes procesos productivos existentes ni dónde por tanto se producen los mayores derroches.

El conocimiento del cómo y el dónde son fundamentales para la iniciación de un programa de ahorro energético.Este debe ser  el verdadero motivo para la realización de una auditoria energética, condición que las distintas administraciones proponen para conceder algún tipo de ayuda o incentivo.

Una auditoria debe comenzar con el establecimiento de balances energéticos de puntos específicos de la empresa o equipos relevantes.

Una primera auditoria , que llamaremos diagnóstico energético, no debe ser compleja ni pretender profundizar demasiado en los detalles. El objetivo inicial será obtener rápidamente resultados, para disponer de  una visión global  que permita posteriormente profundizar en aspectos concretos que surjan de este diagnóstico inicial. En este  diagnóstico es más importante la calificación de los problemas o posibles mejoras de una manera cualitativa  que cuantitativa  y precisa de los mismos.

Probablemente, un primer diagnóstico ponga de manifiesto inexactitudes en al medición y contaje. Este hecho en si  mismo es ya muy positivo porque la primera premisa para mejorar un proceso es el de poder medirlo con garantía.

Al hacer las primeras mediciones se detectarán pérdidas de energía más elevadas en un proceso que en otro. Estos puntos especialmente altos de derroche e ineficiencia son los primeros donde habrá que pensar en actuar, especialmente si no suponen una inversión importante. Obteniendo ahorros en estos puntos se justificará por si misma la ejecución de una auditoria en más profundidad y más precisa y detallada.Además, ésta será la mejor manera de convencer a los escépticos de seguir invirtiendo en análisis energéticos  que a veces suponen una inversión previa a cualquier mejora posterior.

En lo relativo al periodo de tiempo durante el que hay que realizar la auditoría lo más importante, más que señalar un periodo concreto , es recalcar la idea de que la auditoría debe recoger todas las situaciones productivas y climáticas que se pueden llegar a dar durante la actividad de la empresa.Esto a veces requierirá un año de trabajo y en otros procesos no tan dependientes de las condiciones climáticas y de variaciones productivas con un mes puede ser más que suficiente.

En principio, una auditora puede hacerla cualquier técnico con conocimientos suficientes, no obstante, es conveniente que sea realizada por un especialista en temas energéticos, ya que por lo general, tienen una visión distinta y ven soluciones, normalmente ya aplicadas en otros casos, que un técnico no especialista y sin experiencia no va a encontrar, o incluso con experiencia en los propios procesos de fabricación, ya que por su propio quehacer diario éstos no tienen la perspectiva ni el tiempo de reflexión que estos estudios y proyectos requieren. Muchas veces los arboles les impiden ver el bosque o el bosque le impiden ver los arboles energéticos.

La propuesta de medidas de ahorro suele ser compleja ya que en muchos casos pueden ser incompatibles con el proceso y ser inviables. Por tanto consideramos que las auditorias deben ser realizadas por especialistas con experiencia ajena a la factoría, pero con conocimientos suficientes del proceso y en colaboración con los técnicos de la empresa auditada.

Leave a reply